21 de Septiembre del 2001
“Queridos hijos,

 

Ustedes oyen el sonido que gira del viento cuando éste reúne fuerzas...  haciéndose más fuerte desatando su poder sobre todo lo que está en su camino. Aún la brisa suave…… también viento... recoge las hojas caídas... ….y acaricia suavemente el cabello y las mejillas...... un beso de Dios.

 

Cada uno ha enfrentado obstáculos y seguirá enfrentando muchos más en su camino a la santidad. Unos exudan grandes esfuerzos para resistir las corrientes subyacentes que intentan dibujarse bajo los rayos vibrantes de la esperanza...... enterrándolos bajo capas de desilusión y desaliento.

 

¡Ustedes buscan el apoyo!.... Una fuerza firme e indestructible más allá de toda fuerza..... ¡La Mano de Dios! Él los espera, hijos Míos, para que abran su corazón y extiendan la mano. La mano que se extiende con plena confianza y con seguridad, cabe perfectamente en la mano del Padre.

 

Por el amor bendito no tengan miedo de poner su mano en la mano de su hermano o hermana en Cristo. El círculo es un recordatorio de Jesus…. ¡de El venimos y a El vamos a regresar!

 

¡La simplicidad de la verdad de Dios es nuestro valor de caminar hacia la Cruz!  No teman a desastres pendientes…. ya que ustedes son la tierra fértil de la cual accionará la nueva vida..... preciosa y santa... obediente a la Santa voluntad de Dios.”

 

(Nota: Visual que siguió al mensaje anterior, no puede ser publicado hasta tener adicional discernimiento y aclaración).
  • Hits: 2649

Drone footage presented by Finding Sacred Spaces.