2 de Septiembre de 1997  (Maria)

 

Hijos Míos,

 

Hoy solemnemente les pido a cada uno procurar la virtud de humildad porque al hacerse humildes, pequeños Míos, poseen mucha fortaleza.  En la pequeñez de su humildad, ustedes verán la hermosura de la vida como Dios quiso que fuera.  Otra vez, les pido que abandonen su voluntad a la Divina Voluntad de Mi Hijo.  El abandono completo ---- la conversión completa ---- a través de las cuales muchos dones llenarán el alma y la paz como fue predestinada, por fin será de ustedes.  Perseveren, preciosos Míos.  Todos deben escuchar y obedecer a Mi llamado para regresar a Dios mientras aun hay tiempo.  No teman, permitan la expectación de eso que viene trayendo un deseo santo de amor y devoción a Jesús. 

 

¡Los bendigo mientras los acojo bajo Mi manto!
  • Hits: 3047

Drone footage presented by Finding Sacred Spaces.