22 de Septiembre del 2000

 

“Mis preciosas criaturas,

 

Miren en frente de ustedes y vean a su Madre que está de pie con un rosario de rosas en Su mano --- porque Yo los saludo esta noche como la Reina del Más Santísimo Rosario.  Vean las rosas en Mi mano ---- ¿cómo, hijos Míos, rezan un rosario tan delicado? ---- porque cada una es un delicado retoño único en sí mismo.  Yo les digo Mi Rosario está hecho de lágrimas ---- las lágrimas de Mis hijos y cada lágrima ha sido cambiada en una perla ---- cada una diferente --- porque cada una de sus lágrimas ha sido formada por sufrimiento --- por alegría --- ningunas dos son iguales, así mismo ninguna de las perlas son iguales.

 

Hijos Míos, Yo deseo que ustedes alienten  una devoción a Mi Santísimo Rosario --- porque muchos han olvidado su poder ----- muchos menos aquel quien da tentación al alma --- quien busca la destrucción de los hijos de Dios.  ¡El conoce el poder!  Ustedes deben buscar a quienes no conocen esta arma poderosa.  Enséñenles, hijos Míos, porque estos tiempos que se aproximan requieren de armas mucho más poderosas que los misiles y bombas.  Requieren Amor ---- solo con Amor van ustedes a sobrevivir.  Yo les ruego, hijos Míos, que no teman, pero que confíen y oren porque estos son tiempos que requieren gran concentración --- mucho esfuerzo de cada uno y de todos --- ¡porque sí, cada uno tiene un papel importante!  Sean fieles --- traten, confíen y crean porque Dios prevalecerá.  Aun en los momentos más obscuros, la luz que está  en frente es la corona brillante de salvación ---- perseveren sin miedo.  Amen mucho --- perdonen y Yo los mantendré cerca de  Mi corazón ---- porque cada día como ustedes lo conocen Yo formo otro rosario de las nuevas lágrimas de Mis criaturas.

 

Al tocar cada preciosa cuenta Yo los bendigo y les doy una bendición especial para perdurar --- para perdurar hasta el final.  Alabado sea Jesus porque Su amor y misericordia perdura por siempre.”