7 de Agosto de 1997 (Maria)
Hija Mía,

 

Vengo este día para animarte en tu servicio a Mi Hijo.  Dices que eres débil ---- sí, hija Mía, pero nosotros hemos tomado tu debilidad y la hemos convertido en un recipiente de fortaleza que lleva la Luz de Amor, Jesús. 

 

Alimenta continuamente tu alma con oraciones y la sagrada escritura.  Necesitarás esta fuerza que sea fortalecida contra aquello que se apresura hacia ti.  Las pruebas apenas han comenzado, hija Mía. Entérate que Nosotros estamos siempre contigo especialmente en estos tiempos de purificación.  Cólmate de dicha y toma Mi mano ya que Yo seré tu guía en esta jornada a la santidad.  Paz y amor, hija Mía.