Translate this page

enfrdeitptrues

7 de Marzo de 2003

7 de Marzo de 2003

 

“Hija Mía.  . . . ¿Qué tienes que decirme en esta noche?” 

 

(Recipiente) “Madre . . . no tuve tiempo necesario para prepararme . . . .  para  verdaderamente comprender lo que me has estado revelando . . .   y por eso voy a someterme totalmente a Tu cuidado.” 

 

“¿Vendrás conmigo, hija Mía?” 

 

“Claro, Madre.” 

 

Hay una hermosa escena, muchas lomas, pequeños valles y un pueblo en la  distancia y todo alumbrado.  Veo la figura de un hombre.  Camina despacio a propósito y con mucha gracia.   Mira hacía el pueblo pero sus ojos apresuradamente ven hacía arriba.  El cielo está lleno de estrellas parece tener un significado de grande profundidad que no puedo expresarlo con palabras. Cuando Jesus sube Sus ojos al cielo se forma una copa, un cáliz y las estrellas tienen muchos colores para distinguir la copa de la oscuridad que la rodea.  La copa, aunque grande, desciende a la mano elevada de Jesus. Está  de pie deteniendo la copa y mirando hacía el cielo en oración.  Solo oigo “Padre”.   El se va a voltear ….. Madre, toma mi mano. La copa, sin que nadie la detenga viene hacía mí y se me pide que  tome de ella.  Tomo la copa, la pongo sobre mis labios y lo que parece ser dulce es amargo.  Quiero rechazarla, no quiero más, es aMaria.  Pero después hay mucha paz. La copa vuelve a la mano de Jesus y en un instante está otra vez en el cielo . . .  es tan grande.  Te necesito, Madre. ayúdame ……  explica. 

 

“La copa, Mi hija, es la copa de la cual todos deben tomar.  Es la copa de donde Mi Hijo primero tomó.  La amargura, el conocer el pecado, pues todos están llenos de pecado.  Pero porque Mi Hijo tomo de esta copa, la amargura se convirtió en dulzura,  la dulzura de la absolución para ti y para todos Sus hijos que voluntariamente caminan esta jornada Cuaresmal llevando su cruz. Cuando cada prueba viene a unirse a tu cruz, es como pétalo de rosas. Gracias que envía Jesus para fortalecerlos y permitir que tus sufrimientos alcancen a tocar otras almas que sufren por todo el mundo. Esta es una jornada para las almas y ahora es el tiempo de gran poder de gran significado por todos sus esfuerzos.   Sus sacrificios se unirán a los de Mi Hijo.” 

 

(lenguas) Padre . . . .

 

(Maria) “Hija Mía, 

 

No estaré contigo en esta temporada de cuaresma como lo he estado pero recibirás la fuerza pues llevaras muchas cruces.  Hazlo por amor y por agradecimiento las almas por las que oras regocijaran un día contigo mientras vienes ante Mi Hijo.  No desesperes.  Acepta todo lo que venga con gozo.  Jesus no te dejará, ni Yo te dejaré pero la copa pasará ante ustedes y cada uno debe escoger si beben o no.  Es para que ustedes escojan.   ¿Dejarán que esta oportunidad de ayudar en la salvación de las almas se les vaya o  alcanzarán la mano para tomar la copa y beber de ella la porción debida?”                                                       

14 de Marzo de 2003

14 de Marzo de 2003

 

Otra vez este año mientras entramos en la jornada de cuaresma y somos bendecidos con una renovación gráfica de la Pasión de Nuestro Senor Jesucristo.

 

(Jesus) “Hijos Míos, 

 

¿Qué son las posesiones materiales, sino solo eso?  Posesiones que se convertirán en polvo . . . dejando solo lo que nos basta para deleitarnos con el alimento de la verdad. .  . . la verdad y el amor perdurarán.  El polvo sé desvanece . . . pero el amor y la verdad permanecen para siempre. 

 

Tengo preguntas para ustedes esta noche.   Preguntas que cada uno debe discernir en sus corazones. Mientras hablo . .. escucharé la respuesta de sus corazones.  ¿Qué es lo que dicen cuando ven al Salvador a punto de ser crucificado por ustedes y por todos los pecadores. ¿Que es lo que dicen, hijos Míos?  Son ustedes la semilla que se va sembrar . . . como Yo voy a ser plantado. Ustedes como hijos de Dios harán brotar los brotes de una nueva vida, nueva esperanza, nuevo agradecimiento para Dios Todopoderoso.  ¿O son ustedes los hijos que se han adormecido y perdieron la oportunidad de recibir las gracias que Dios  ha  sparcido sobre ustedes porque están obsesionados con el amor propio y el amor a lo que poseen.  Piensen, Mis hijos, piensen en las almas que necesitan cosecharse.  Piensen mientras la semilla dentro de sus almas crece y madura y se llena con el amor y la vida de Dios. Piensen en esas almas, ámenlas, acarícienlas, llévenlas a Mi mesa de plenitud donde Dios mismo las cubrirá con Su Amor Divino. Y una vez cubiertas con el Amor Divino, no hay otro camino.  Solo hay un camino de amor y de perdón.  

 

Hijos, deben pasar conmigo esta jornada de Cuaresma pues los llevaré a lugares a donde nunca han estado y les mostraré cosas que nunca han visto. Vean en la profundidad de sus corazones. Vean un jardín rodeado de pequeños árboles, vean las estrellas en el cielo y vean donde estoy arrodillado pidiéndole a Mi Padre, si ésta es Su voluntad.  “Pues si ésta es Tu voluntad, Padre, no como Yo lo deseo, si no como Tú, Mi Padre, me lo ordena. 

 

¿Están dispuestos a escuchar los susurros de amor que Dios les da a cada uno, y están dispuestos, con un corazón lleno de gozo, de brindar ese gozo y esa compasión a sus hermanos y hermanas?  Creen que fue fácil para Mí cuando entré al jardín, sabiendo que Mis discípulos dormían y sin embargo la labor tenía que completarse. . .en ésto dependía  la salvación. Mi Padre me envió, y Yo tenía que cumplir Su propósito.  (Lenguas). 

 

Cuando contemplen Mi tiempo de oración con Mi Padre, cuando pedí en silencio que esta copa pasará de Mí y sabiendo que la voluntad de Mi Padre tenía que obedecerse, no pueden ver el conflicto . . . .  el latir de Mi cuerpo, donde la carne se rompe y había solo  un propósito. Mis hijos, la carne de ustedes no se rompe como la Mía pero la cruz que ustedes llevan es pesada. 

 

Y mientras les pido que caminen Conmigo, unidos llevaremos nuestra cruz hacía Dios Todopoderoso. Démosle gracias y alabanza por el amor que tiene para cada uno de nosotros. Todos somos llamados. Lo que cuenta es la manera en que respondemos.   Llénense del gozo paciente y comprensivo que Dios les envía en este tiempo. Oren, Mis hijos, oren para tener valor, comprensión y, sobre todo, amor. Como les he dicho, todo acabará menos el amor . . .  el Amor Divino permanecerá para siempre y bendigo a cada uno de ustedes en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.” 

 

(Visual) “Se me permitió ver a Jesus tomar un pedazo de su túnica y limpiar la sangre que sudaba. Jesus tomó la tela y la puso bajo una piedra.  Sabía lo que le esperaba y no quería perturbar más a Sus amados discípulos.  Jesus se presentó ante los que lo perseguían diciendo que era Él al que buscaban.” 

28 de Marzo de 2003

28 de Marzo de 2003

 

Este visual tan realista (por el movimiento del cuerpo de la recipiente), dado en este mensaje continúa siguiendo La Pasión de Cristo como fue indicado por Jesus en los mensajes del 14/3 y 21/3/2003.Les pedimos que oren al Espíritu Santo por discernimiento mientras leen el siguiente mensaje.

 

“Hija Mía,

 

Otra vez esta noche continuamos en nuestra jornada de Cuaresma. Este es un lugar reconocido por ustedes.  (La recipiente visualiza un calabozo) “Sí mi Senor.  Pero éste es uno que trae mucho dolor a mi corazón”.

 

“Pero ahora debes de tener valor hija …. para que le encuentres algún sentido mientras tomamos esta jornada.”

 

“Esto es siempre tan oscuro y denso y tan difícil para ver.  Es tan angosto.... Las luces son tan mínimas para ver.” Tengo que tocar la pared.”

 

Entonces toca la pared…. ¿Y qué es lo que sientes?

 

Las piedra..... húmedas ...... mojadas ..... pero más que nada la oscuridad.  No puedo ver los pasos muy bien, tengo que detenerme de la pared.”

 

“¿Y esta vez que es diferente hija?” (Jesus se refiere a un calabozo similar que se nos presentó el año pasado.)

 

“Esta vez no voy a correr ….. Yo no voy a dejarte Voy a confortarte. Y cada piedra que toque me recordará de una tentación que Tu gracia apartó. Entonces las contaré como las almas de joyas preciosas. Pero Tú no estarás más a mi lado.”

 

“Pero no te he dejado.”

 

“Lo se. Se está haciendo más brillante, Yo pienso que mis ojos se están acostumbrando a la penumbra… las luces tenues. Puedo figurarme lo que parecen celdas. Aunque difícil veoEl hedor sigue siendo el mismo, huele mal y me temo que voy a tener nausea. O Mi Senor….¿qué han hecho ellos?¿Qué han  hecho?”

 

“Aquí hija Mía…”

 

“Estoy mirando

 

“Mucho más abajo….”

 

“ No voy a correr ….. voy a ir

 

“ Me has encontrado, querida Mía….”

 

“ Pero hay una puerta No puedo ver,  Justo lo mínimoO Mi Senor

 

“No mires las heridas … pero concéntrate en la cara de amor. ¿Ves tus heridas impuestas sobre Mi Cuerpo?”

 

“Hay muchas pero yo sée que las mías están entre ellas….

 

“¿Y eso qué significa ... que Te amé menos? Te he llamado para que me reconfortes ….. que pases unos momentos Conmigo en Mi agonía donde Yo pueda oír la dulzura de tu amor.”

 

“ Mi Jesus Mi Jesus. Si tan solo pudiera besar cada una de las heridas ….  para traerte alivio y traerte curación Voy hacer eso, Pero quien soy yo, sino una frágil criatura quien te ama pero aun es incapaz.”

 

“Es suficiente saber que Me puedes reconfortar. Porque Me traes tu corazón…. Me traes tu amor …. y solo eso Me sostendrá. Ya es tiempo para que te vayas. Debes reunir fortaleza, para los tiempos difíciles que se avecinan, y necesito tus oraciones.  Necesito el amor de Mis simples criaturas…Mis hijos que Me aman y se arrepienten. Para que ellos vean, el hedor no es el area de inmundicia que lo rodea…..porque el hedor es el mismo pecado, el cual se limpiará y purificará con cada gota de Mi Sangre. Me despido mirándonos a los ojos…. Nos veremos otra vez hija Mía.”

 

“ Haré lo que Tú digas …. Pero me quedaré Contigo y Te reconfortaré….

 

“Obediencia…”

 

“Si haré lo que Tú digas. Es tan difícil caminar de regreso es tan difícil como si hubiera tomado un brebaje que hace que no sienta ….. Que no pueda tocar….. y encontrar la pared ….. solo un poco de luz para ver los escalones… y con dificultad subiendo la escalera y Te imagino, Mi Senor, como has de haber batallado subiendo esta escalera con todas las heridas. Aun en Tus pobres pies ….. sentir cada dolor….. sentir todo lo que nosotros hemos traído sobre Ti. Sin embargo hay un gran sentido irresistible de gracia. Mi Senor, te amo y haré cualquier cosa que Tú me pidas. Ahora no es importante que yo entienda. Seguramente mi pobre mente no podría. Pero Te envuelvo en mi amor….. Y Te dejo pero solo por un corto tiempo …. hasta que juntos nos unamos. Parece que toco la punta del escalón y es como pensé estoy afuera parada en una calle clara.  Nadie ….. sin vehículos….. sin carros….. sin caballos.  Estoy parada ahí y levanto mi cabeza.”

 

“Padre….. Tu eres mi Padre también.  Fortalece a Tu Hijo porque El es nuestra única oportunidad para estar Contigo algún día en la eternidad.”

21 de Marzo del 2003

21 de Marzo del 2003

 

Lean lo siguiente. El siguiente mensaje se recibió durante el Rosario del Viernes en el cañón en la Colina de Maria y fue transcrito de la cinta que se usó para grabarlo.  El  visual en este mensaje continúa con la Pasión de Cristo como lo indicó Jesus en el mensaje del 14 de Marzo de 2003.   Como con todos los mensajes, se les urge orar al Espíritu Santo para discernir mientras lo leen. 

 

(Saludo del Ángel)  “Hijos de Dios, 

 

Regocíjense y prepárense pues El Todopoderoso está ante ustedes.  Escuchen  Sus palabras. . . abran sus corazones. . . recíbanlo.” 

 

(Jesus): “Hija Mía,

 

¿Es lo qué deseas ver esta noche . . . la jornada que debes tomar y las que siguen?  Ve profundamente a Mis ojos para que puedas ver Mi dolor y Mi gozo . . . pues vengo para cada uno de Mis hijos.” 

 

(Visual de la recipiente)Veo a mi Senor como nunca recuerdo haberlo visto.  Antes... de gran estatura ... majestuoso ... y sin embargo tiene un color gris casi como  una máscara de dolor y sufrimiento. Corre hacía los brazos abiertos de Su Madre.  Dignidad y alabanza donde Sus corazones están unidos, latiendo como uno por las almas.  Uno  mira al otro, no hay palabras, pero saben que deben  partir, pues Él tiene una misión que cumplir. Veo el dolor en la faz de la Madre que comprende el dolor de Su Hijo y sabe que no lo puede detener pues la misión de El también es la de Ella,  pues no importa dónde estén, Sus corazones siempre están unidos.  El toma un paso hacía atrás, Ella tiembla.  Él pone sus  manos en Sus brazos y toma la cabeza abatida en Sus manos y levanta su cara  para que una vez más se  puedan mirar pues saben lo que está por venir.   El se retira y voltea a dirigir Su mirada de amor y comprensión una vez más hacía Ella y apresuradamente sigue Su jornada alejándose de este hogar, de este corazón que se une intensamente al de Él. 

 

Mi Senor, no sé porque me has puesto aquí.  ¿Qué es lo que debo hacer?  Me pides sea una madre para muchos y deseo poner Mis brazos alrededor de esta Madre Santa y secar Sus lágrimas y aminorar su sufrimiento y soy tan indigna,  pero Ella recobra Su serenidad, tristemente pero de una manera real. 
Digo  en voz baja... debo correr, Madre, para alcanzarlo pues El no puede estar sólo... no podemos dejarlo sólo.  Pido Tu permiso para estar con Él con cada paso que Él tome, para padecer el dolor que Él siente... y corro... y corro.... llego al jardín... y es muy tarde.  Lo rodean (Está atado con cadenas y mecates) ¿Cadenas y mecates rodean al Amor Divino?  No comprendo, Madre,  pues las cadenas y los mecates son como paja para El Senor.  Pero con Tu gran amor escoges ser atado y arrastrado ....  si apenas caminas. Te han atado tan fuertemente y te fuerzan a caminar por las ramas que raspan Tu cara y enredan Tu cabello.  Te tratan bruscamente y las palabras que te dirigen no las  puedo repetir, pues allí estoy, Mi Jesus, pequeña como soy, polvo que  soy,  para hacer reparación  por todos los pecados que se han cometido contra Ti ... y por los cuales vas a sufrir tanto.  

 

Hay  un arroyo.  No sé como lo va cruzar si casi no puedes caminar.  Y  lo jalan.  Lo jalan y Su cabeza cae en el agua y se pega contra una piedra y la piedra queda  sangrienta y no les importa.  Lo levantan, lo levantan solo por que saben el horror que todavía Le espera.  Este que dice ser El Hijo de Dios, ésta alma amorosa, humilde y mansa que ahora está cubierta de lodo y suciedad a causa de nuestros pecados.  Quiero correr hacía Él (si no tengo nada con que limpiarlo y verlo hermoso como es Él,  y no puedo).  Solo puedo implorar y orar y voy a unir mi corazón al Tuyo y  pedirte que nunca me separé de Ti.  Permíteme, Senor, tomar el abuso, los insultos, y las ofensas en  reparación por todo lo que se te ha ofendido. El está con una mirada amorosa, veo a Sus ojos, y me dice;” 

 

“Ama, hija Mía, ámalos y perdónalos pues si los amas y los perdonas completaremos esta jornada juntos. Tú sabes lo que está por venir.”

 

“Hija Mía, te amo.”