Translate this page

enfrdeitptrues

Announcement

Mass will not be held on January 26, 2020.

No habrá Misa el 26 de Enero 2020.

7 de Febrero de 2003

7 de Febrero de 2003

 

“Mis queridos hijitos,

 

Vengo esta noche a restaurar el valor y a fortalecer su confianza en Jesus.  Miren al mundo. ¿Cuantas veces se ha intentado tocar los corazones, las almas abiertas  ..... los trabajadores en los campos de cosecha de Dios?
 
Queridos, dulces hijitos, no  deben preocuparse …… no deben temer …. pues ésto no es de Dios. Y como ustedes han abierto el corazón a Jesus…. han recibido Su fuerza y Su valor …. para llevar la bandera. La bandera … el cordero … deberán ir delante de ustedes en la batalla por las almas.

 

Muchos preguntan donde está mi  paz.  A donde miro no hay más que destrucción, nada más que pensamientos,  palabras y hechos negativos. Pero les digo la paz, la paz de Jesus es su protección pues cuando Cristo verdaderamente reina en sus corazones cuando no solo son palabras que salen de sus labios sino una verdadera conversión donde la paz de Cristo reina, entonces nada perturbará la paz. Dios los ama.  Él me ha enviado para decirles de este amor por todos estos años.  Estos corazones han estado cerrados.  Ahora  que Mi Hijo se une a Mí los corazones se abrirán, los oídos escucharán  la verdad y esa verdad los liberará. No escapan las pruebas y las tribulaciones de la vida, ni las  tentaciones, pero con oración y confianza en la Misericordia de Dios aprenden a sobrellevar estas debilidades.  Y a convertirse en soldados fuertes en la batalla por las almas.

 

Hijos Míos … cuando los insultan ….. los hacen menos, cuando parecen insignificantes recuerden las palabras de Dios de ver profundamente dentro del alma que te confronta y  encuentra ese amor que es Dios y concéntrate en eso, eso que pertenece a  Dios, y encontrarás valor, encontrarás la paz para amar como Dios ama. El mundo está junto a un precipicio y es solo por la oración con devoción que las circunstancias destructivas se pueden evitar.  Estén seguros, Mis hijitos, hijitos preciosos de Dios, que son de Él y Su amor vencerá todo pues la vida misma es pasajera.  Es el alma. Llenen el alma con el amor de Cristo, con el amor de los hermanos y hermanas, vayan más allá de lo necesario, mucho más allá hasta que les duela, para amar, pues entonces sabrán que han alcanzado un gran, gran don de Dios. Verdaderamente han aprendido a amar cuando el amor parecía  imposible.”

 

(lenguas) “Mis palabras ahora se escuchan por todo el mundo, hagan reflexión sobre ellas,  reflexionen con gozo. Oren para discernir para que puedan encontrar el verdadero significado que Dios desea para cada alma.  Verdaderamente son bendecidos pues estamos aquí siempre con ustedes para siempre confortarlos y fortalecerlos.  Pero deben de buscar tiempo para Nosotros …. deben buscar tiempo para Jesus.  El los espera cada momento todos los días. Encuentren el tiempo y encontrarán la fuerza que necesitan para  perseverar en esta jornada de la vida.  “Descansen en paz pues los cubro con Mi manto, a cada uno de Mis precisos hijitos ….. descansen en paz …..  descansen.”

14 de Febrero de 2003

14 de Febrero de 2003

 

 (La recipiente) “Dulce Madre Santísima, ¿qué tienes que decirnos en esta noche?” 

 

“¿Qué es lo que ves dentro de Mis hijos? ¿Qué es lo que ves oculto dentro de sus corazones?  Hija, los dones que has recibido, el dolor que llevas, el dolor que llevas por el gozo de amar y abrazar a cada uno de los hijos de Dios. Tu corazón toca el pequeño dolor de cada alma y Yo vengo a ti esta noche para que juntas podamos darnos consuelo.”

 

“Madre, tan poco preparada. Cuando hago oración en parábolas y en lenguas y nada parece tener sentido y a la vez todo tiene sentido.  Son las hermosas palabras que fluyen y sé que alaban a Dios Todopoderoso por todo lo que nos brinda.  Por las amistades,  las pruebas, la perseverancia, la habilidad de aclamar Su nombre, de decir Jesus. Jesus te necesito. ¿Como puedo vivir sin Ti?” 

 

“Pequeña hija, has escogido bien pues es Jesus quien trae la curación a muchas de las heridas que están reunidas aquí en esta noche.  Algunas son sencillas y otras que lastiman profundamente en las heridas del dolor.  ¿Como podemos, hija Mía, sanar estas heridas?” 

 

“Oremos y le pedimos a Jesus.  Somos Sus hijos, Su familia.  Oremos juntos.  Le amamos.  Lo buscamos.  Y aun cuando se esconde,  lo buscamos diligentemente para encontrarlo.  Nuestras vidas y oraciones son tan áridas que no deseamos ni orar, pero sabemos que el Está allí y que solo nos prueba.  Siempre amándonos y alentándonos.  Y solo oramos.”  “¿Es cierto ésto, Madre?”  

 

“La oración, hija Mía, es el instrumento de Dios que sana al mundo adolorido.  Unos  a otros deben alentarse cuando los tiempos son difíciles.  El amor de Dios es muy grande y los fortalece con el amor necesario y la ternura necesaria para tocar los corazones más endurecidos. Hablen con El.  Pregunten qué es lo Él desea para ustedes. Este es un tiempo de gran intimidad entre ustedes y El Padre. No teman venir a El.  Miren qué tanto los ama y los espera y espera conversar con ustedes.  Qué tan profundamente los ama y como le duele Su corazón cuando ese  amor es rechazado.”

 

“Ayudaremos, Madre.   Vamos a orar más.  Seremos  una familia unida al amor de Dios.  Diariamente vamos a hacer oración  los unos por los otros y diariamente por nuestro Santo Padre mientras guía Su iglesia en este tiempo de gran tribulación y vendrá un tiempo de un gran renacer y de gran gozo.  No tenemos temor y vamos a perseverar.  ¿Hay algo más, Madre?”

 

“Amen, Mis hijos….. nunca se olviden de hacer todo por amor.  El amor sana. Aunque todo desaparezca, el amor permanecerá pues Dios es amor y ustedes son Sus hijos, escogidos, nombrados y llamados a Su servicio. Vengan con un corazón lleno de gozo y el dolor que llevan se desaparecerá y encontrarán paz.  La paz que llevarán a un mundo que está tan profundamente herido. Ora, hija Mía.”

 

(extensa oración en lenguas)  “Venimos ante Ti Senor.  Eres precioso, Senor.  Hacemos reverencia ante Ti, Senor y le pedimos a Jesus por la gracia de perseverar, la  gracia de ser vasos de Tu amor, completamente vacíos de nosotros mismos y  llenos completamente de Ti y de Tu amor.”  

 

“Bien  hecho, hija Mía.  Bien hecho.” 

 

(Visual) Hermosas mariposas.  Oyen su aleteo. El cuarto se vuelve azul, azul pálido con luces que brillan.   El Espíritu Santo está entre nosotros.  Desea derramar su Poder sanador sobre nosotros.  Seamos abiertos a Su voluntad   Escuchemos cuidadosamente Su  voz.  Las mariposas vuelan alrededor de Nuestra Madre Santísima.  Las recoge y sonríe mientras ve que las otras se vuelven así a Sus hijitos preciosos que ignoran gracias que han recibido esta noche,  un don, un don de Nuestro Senor y de Nuestra Senora.                                           

28 de Febrero de 2003

28 de Febrero de 2003

 

(Pat) “¿Qué deseas que comparta en esta noche? Esta noche tiene grandes expectativas  de gran gozo.” 

 

“Hija Mía. . . . .   Estas palabras les dirás a Mis hijos.  Es Mi Hijo, el Senor Jesus mismo, que en esta noche está ante ustedes.  Trae con Él esas gracias que cada corazón requiere, las gracias de fortaleza y perseverancia para las pruebas que les esperan a cada uno de Sus hijos preciosos. Junto Conmigo, El ha observado cada corazón que se desvía, cada corazón que dice voy a creer, voy a abrir las puertas de éste Mi corazón precioso y voy a permitir que Mi Senor entre. Cuidado al invitar a Jesus dentro de sus vidas, pues estas nunca serán igual.” 

 

(Lenguas ). . .  “Sí, Mi hijita.” 

 

“Una vez comprometidos, verdaderamente  comprometidos a seguir a Jesus, la vida es una jornada de frustraciones pero una jornada también de gran gozo con grandes recompensas que les esperan.  Esperan el momento final cuando cada criatura vendrá ante Él.  Piensen bien lo que hacen con cada momento de sus vidas.  Tomen cada momento.  Hagan  de cada momento un día y de cada día una semana y verán el cambios en sus vidas y en  las vidas que ustedes tocan. 

 

Preciosos hijitos,    . . . . . Hay tanto que aprender y sin embargo han sobresalido pues se han rendido y han venido ante Jesus dispuestos a recibir la verdad a recibir la palabra de Dios.” 

 

“Madre . . . . Tú sabes que estos tiempos son tan difíciles y que uno prefiere correr y no enfrentarse la tarea que está a la mano.  Soy tan culpable pero ahora sé que mi Jesus espera con sus brazos abiertos para darme la bienvenida y también a todos los que, como yo, han faltado.  Sin embargo debemos confiar, confiar en la misericordia de Nuestro Senor.  Aquí estoy ante Mi Senor.  Estoy vacía, Mi Jesus, estoy vacía y estoy dispuesta. Espero junto con todos aquellos que están vacíos de ellos mismos y venimos a la fuente de Tu misericordia y pedimos, Senor Jesus,  que nos llenes con todo lo que es de Ti.” 

 

“Mi Senor, el aire es tan diferente. Parece que estamos entre nubes de luces brillantes rodeados de melodías, himnos mientras Tú nos miras.  Nuestros corazones se llenan de gozo. . . lenguas.” 

 

“Sí, hija Mía. 

 

Mi Hijo recibe a cada uno de sus hijos y a cada uno de aquellos que desean llenarse con Su gracia.  Serán llenados hasta rebozar pues Su amor es grande y Su  misericordia no tiene fin. Oren para que todas las almas encuentren a Jesus y que puedan correr a Sus  brazos buscando Su misericordia y Su perdón.” 

21 de Febrero 2003

21 de Febrero 2003
                                                             
El siguiente  mensaje fue transcrito  por un  miembro del equipo de oración durante el Rosario del Viernes en el cañón en la Colina de Maria ya que la grabadora no funcionó.   El mensaje se escribió con la más certeza posible considerando las circunstancias. Hay  muchos eventos durante este mensaje que se prestan para comprobar su autenticidad.

 

Visual:  El libro grande con puntos en las hojas y las grandes plumas fluyen como si fueran puestas en manos  invisibles.  Cada pluma empieza conectar los puntos como en un libro de niños, conectar y hacer el dibujo.  Hay una multitud de ellos.  Es como un libro alto (con cientos de pies de altura) en una libreta. Cada hoja se saca cuidadosamente y la pluma conecta los  puntos hasta que están todos completos.   La pluma ha dibujado muchas caras, las caras de las almas.  Por favor ayúdame, Madre, no entiendo el significado. 

 

“Mis queridos hijitos . . . . . la pluma es la mano de Dios.  La tinta es la gracia que Él pone en cada preciosa alma.   Los puntos que han sido conectados son las pruebas y las  tribulaciones que cada alma lleva y que están unidas por la fe y la confianza en Dios, en Su misericordia y en Su amor.”

 

(Recipiente)   “Firma cada hoja como hilos muy tenue que brillan. . . es difícil de describir. Es una firma visible, y  sin embargo la luz penetra cada hoja. Cada alma es recogida y cuidadosamente y con ternura es puesta en el Libro de la Vida.” 

 

“Bendecidos ustedes, Mis hijitos, que han encontrado el valor para sobre llevar las pruebas y los obstáculos puestos en su camino. Bendecidos ustedes quienes tienen fe que permanece fuerte permitiendo que las gracias de Dios los mantengan con Su valor y Su amor. Cada punto, Mis  hijitos, ha sido puesto por Dios para permitir que sus almas se  formen en la criatura bendecida que El ha creado. Regocijen. . pues  Dios les permite ver que ustedes son Sus hijos amados.”

 

(Recipiente) “El libro descansa sobre el altar, no, está puesto en un estante (como los que se usan en la iglesia).  Está puesto cerca de Dios y El voltea a ver Su creación.” 

 

“Y El te ha creado y dibujado los puntos de la gracia para formarte en Su criatura.  Debes ser fuerte y amoroso pues Dios te pide en este tiempo cuando las nubes de la tormenta se  reúnen, que dejes que la luz de esos puntos preciosos brillen, para que otros puedan encontrar el valor de confiar en la mano de Dios Todopoderoso.”